Talleres y Experimentos (12-16 años)
03.15.2013
Experimento

¡Un jardín en mi pared!

Desde el inicio de los tiempos, el ser humano ha sabido adaptarse al lugar en el que le ha tocado vivir. Su forma de vida y su “vivienda” han sido muy diferentes según la parte del planeta en la que ha habitado.

viviendas

Hombres y mujeres han desarrollado su ingenio y capacidad para aprovechar al máximo los recursos de los que disponían, así como aquellos que les podían ser proporcionados por la madre naturaleza de manera gratuita.

Por ello, hasta hace poco más de un siglo, las casas de nuestros antepasados han tenido en cuenta factores tan importantes como:

La orientación, imprescindible a la hora de aprovechar al máximo la luz solar, evitar el frío y el agua, o aprovechar el calor del sol.

Los materiales con los que se construía, haciendo uso de los naturales como la piedra, el adobe, la paja, la piel o el hielo.

Las formas de las viviendas, que han dado lugar a espacios abovedados como los iglús o las cuevas, o triangulares como los tipis de los indios.

Y aunque la llegada del siglo XXI ha traído consigo el descubrimiento y redescubrimiento de nuevos materiales de construcción, y la aparición de grandes avances tecnológicos en energía solar, eólica, geotérmica, etc., aún nos queda mucho camino por recorrer a la hora de construir edificios más respetuosos con el medio; y son pocas las construcciones que tienen en cuenta estos aspectos.

Pequeñas prácticas pueden facilitar que nuestra vivienda sea un lugar más agradable y tolerante con el ambiente que nos rodea. Como muestra de ello, vamos a realizar un jardín vertical que se puede colocar tanto en el interior como en el exterior de la casa y que, además de ayudar a reducir la temperatura de la estancia y aumentar la humedad del ambiente, aportará una agradable sensación de bienestar. Si además te gusta la jardinería, mejor que mejor.


¡Anímate a crear y cuidar tu propio jardín vertical!

¿QUÉ VAS A NECESITAR?

  • Palé1 palé de madera
  • Clavos y martillo,                          o grapadora eléctricaGrapadora
  • 1 plástico grueso                          y grandePlástico
  • Tierratierra
  • PlantasPlantas
  • Pintura (opcional)

Un poco de historia: París, 1986

Jardín verticalInterior de la casa de Patrick Blanc

Esta nueva tendencia del paisajismo urbano nace a finales del siglo pasado en París. El botánico francés Patrick Blanc, fue quien así los acuñó por primera vez al exponer una serie de estructuras verticales ajardinadas, para la muestra de París "Cité des Sciences" de 1986.

Este francés ha desarrollado todo un circuito cerrado de riego que recircula agua y nutrientes. También ha impulsado la utilización de vegetación local, con una mejor adaptación al clima.

Más allá del desarrollo técnico de estas estructuras, Blanc ha creado cientos de tapices de altísimo valor estético en edificios y muros.

 

¡Empezamos!Experimento

Coge un palé de madera y con la ayuda de una grapadora eléctrica o unos clavos y un martillo, une el plástico al palé por la parte abierta, tal y como se muestra en las imágenes.

¡Adelante!

Grapa sólo tres de los cuatro lados del palé y deja uno abierto, Te servirá para introducir por él la mayor parte de la tierra del interior del jardín y poder verter el agua de riego. 

¡Sigue, ya queda poco!

Llena el palé con tierra y túmbalo en el suelo. Coloca las plantas de tu jardín vertical, una junto a otra, en las ranuras que hay entre tablilla y tablilla.

¡Ya casi está!

Finalmente, colócalo verticalmente y riega las plantas por la parte superior.

¡Ahora sí!

Busca un lugar que se adecúe en cuanto a luz y temperatura a las plantas que hayas colocado y donde poder lucirlo.

 

Y… ¡a presumir de jardín vertical!

 

ELIGE UN TIPO DE JARDÍN

  • Jardín botánico Aprende de botánica colocando diferentes plantas y creando variedad de jardines.
  • Huerto urbano ¿Por qué no tener tu propio huerto en casa?
  • Especiero Prepara exquisitos platos condimentándolos con tus propio perejil, menta, orégano... recien cultivados  ¡Para chuparse los dedos!! 

"Mini-manualidad": Recogiendo agua

 Reutiliza una botella de plástico para recoger agua de lluvia con la que regar tu jardín vertical. Consigue una botella grande de plástico y corta la base. Coloca la parte que has cortado a modo de vaso en el alfeizar de tu ventana e introduce aquí el resto de la botella con la boca hacia abajo. Cuando llueva ya tendrás agua con la que regar tu jardín.

 

¿Quieres ver cómo se hace este experimento?

<

 

 

¡ALGUNAS VENTAJAS DE LOS JARDINES VERTICALES!

PLAZA PERICÓN

 Permiten recuperar espacios urbanos y crear corredores vegetales que cubren edificios enteros. Su denso colchón de plantas aísla de ruidos exteriores y de las temperaturas más extremas, tanto en invierno como en verano.

Constituyen un aporte más frente a la lucha contra el cambio climático. Conviene recordar que los edificios y construcciones urbanas son responsables del 25% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero.

 

 

 Jardin vertical en Plaza del Pericón, Málaga

 

ARQUITECTURA Y VEGETACIÓN

 

han estado hermanadas a lo largo de la historia. La referencia más antigua de tejados verdes la tenemos en los patios y huertos construidos en Egipto y Persia hacia 2600 a.C.

 

 BABILONIA

 Los antiguos Jardines Colgantes de Babilonia, ya en el S. VI a.C., seguían claramente criterios de ahorro y eficiencia. 

 

 

 

Vikingos   Los vikingos ya vivían en casas bioclimáticas allá por el   siglo VI de nuestra era. En sus construcciones, mantenían el techo cubierto con el mismo pasto de sus praderas, lo que hacía que las casas se mimetizaran con el paisaje, mientras lograban mantener el calor interno en las épocas de intensas nevadas y regulaban las temperaturas altas en las épocas de verano.

 

 

Rockefeller Center

El conjunto de edificios más actual que destaca por haber recuperado la utilización de estos jardines en sus cubiertas son los de Rockfeller Center, de Ralph Hancok, en Nueva York.

Hoy en día, este tipo de paisajismo urbano tiñe de color los exteriores de edificios y de grandes superficies, dando la vuelta al mundo por su exotismo y formando a la vez parte de nuestro entorno. Podemos encontrar muy variados jardines en cuanto a tamaño y color en todo tipo de fachadas. Su valor no reside únicamente en el aporte estético, sino que funcionan como reguladores naturales del ambiente de un lugar. Los jardines verticales han mejorado desde sus inicios y ya se construyen de manera modular para facilitar la colocación y el reemplazo de materiales y plantas. Éstas se enraízan entre dos láminas de material fibroso sujeto a la pared, y el suministro del agua y los nutrientes se hace desde la parte superior gracias a un riego automático. Una red de tuberías con goteo aporta el agua necesaria, mientras que la sobrante se recoge en la parte inferior para ser reutilizada.

 

 

Composición de un tejado verde

Capa primera o de irrigación. Es en la que se planta y generalmente se utiliza tierra vegetal por su menor peso. Lleva una lámina inferior que evita el enraizamiento.

Capa segunda o de drenaje. Mantiene durante un tiempo parte del agua sobrante para que se pueda evaporar por la acción del sol. El resto de agua sobrante escapa por unos agujeritos, resbala por la inclinación del tejado y se evacúa por unos tubos.

Por debajo de la de drenaje, varias capas protegen el techo de la humedad y el vapor.

 Tejado verde


Webs interesantes

Casas naturales de madera, barro, paja o bambú

Un reportaje de National Geographic sobre la secuoya, el gigante del bosque

La importancia de los ecosistemas forestales

Juegos:

Cuida y protege tu jardín

Atiende tu granja 

Puzles en linea

 Reconstruye un ejemplar de flora pirenaica. Anímate con un nivel difícil

01.21.2013
Experimento

¡Fabrica tu propio depurador de agua!

El acceso al agua y saneamiento es uno de los mayores retos del siglo XXI. Cada año alrededor de cuatro millones de personas, la mayoría de ellos niños, mueren por enfermedades de origen hídrico, ya que el 80% de las enfermedades en los países en desarrollo están relacionadas con el agua.

Durante estas últimas décadas se ha trabajado mucho por lograr que todas las personas tengan acceso a este recurso. Sin embargo,  aún cerca de un 10% de la población mundial sigue sin tener acceso a agua potable, lo que implica tener que beber agua sucia que transmite graves enfermedades como el cólera, la hepatitis A, la parasitosis por amebas o tenias, etc.

Una de las soluciones está en tratar el agua con filtradores de calidad que provean de agua apta para el consumo a estas gentes. Existen algunos ingeniosos sistemas que pueden ayudarnos a depurar agua de lluvia o de charcas utilizando para ello elementos que están al alcance de todos y sin apenas coste alguno.

 

¿Te animas a  fabricar tu propio filtrador de agua casero?

 

Pasar el agua por este filtro y después hervirla durante un rato, matará casi la totalidad de los posibles organismos patógenos que puedan existir en ella.

 

¿QUÉ VAS A NECESITAR?

 

  • botella1 botella de plástico transparente
  • 1 tijerastijeras
  •  Algodónalgodon
  •  Piedras pequeñas y grandes
  • grava Grava
  •  Arena fina
  • Carbón vegetal            desmenuzadocarbón

Aguas subterráneas

Aguas Texto acuifero

¡Empezamos!

En primer lugar, coge una botella de plástico transparente, córtale la base y deshazte del tapón.

 

¡Sigue, es muy fácil!

A continuación y en el siguiente orden ve introduciendo por la base de la botella los siguientes materiales:filtro

 

2 cm de algodón

13 cm de piedras grandes

6 cm de piedras más pequeñas

1,5 cm de grava 

1,5 cm de carbón vegetal desmenuzado

1 cm de grava 

3 cm de arena fina

Otros 3 cm de grava

Finaliza con 6 cm de pequeñas piedras.

 

¡Ya casi está!

Esta agua está prácticamente limpia y la diferencia de color es visible, pero cuidado, ¡aún no es potable! Para potabilizarla, debemos hervirla durante un mínimo de 10 minutos y eliminar de este modo casi la totalidad de los posibles organismos patógenos que pueda contener.

Si quieres, puedes hacerlo con el pasteurizador solar que también te enseñamos a hacer en esta web. ¡Anímate a depurar agua!

 

PARA TENER EN CUENTA

  • Recoge agua de lluvia, no de charcas o pozos.
  • Utiliza un recipiente transparente.
  • Procura que todos los materiales sean naturales.
  • Intenta cogerlos de tu propio entorno.

 


 

 

¿Quieres ver cómo se hace este experimento?

La corteza terrestre ¡¡¡filtro natural por excelencia!!!

El agua que cae a la superficie terrestre se enturbia debido a que va recogiendo impurezas, arcillas, materia vegetal descompuesto, microorganismos, etc. Sin embargo, el agua del subsuelo, de los acuiferos y lagos subterráneos, contiene menos turbidez y materia organica debido a la filtración natural de la corteza terrestre. La filtración depende de las características físicas de las rocas. Según la permeabilidad de éstas, el agua se irá filtrando en mayor o menor medida. Pero según va atravesando las diferentes capas de tierras y rocas, el agua se depura y pierde gran parte de la suciedad que lleva consigo hasta llegar al interior de la tierra completamente cristalina.


 

¿Te apetece saber un poco más acerca de los acuíferos?

 

 

La tierra permeable e impermeable

Según el tipo de rocas que encuentre el agua al llegar al suelo, ésta se filtrará a su interior o no. Existen varios tipos que harán esto posible.

granito

a) Rocas compactas o no porosas 

Son aquellas que no permiten pasar el agua. Son prácticamente impermeables ya que únicamente puede pasar el agua por las pocas fisuras que puedan tener.

 b) Rocas Compactas con grandes fisuras caliza

Suelen ser rocas calizas que tienen grandes fisuras por donde se filtra el agua. Estas fisuras se suelen agrandar por la acción química del agua.

 c) Rocas porosas e impermeables roca arcilla

Son capaces de absorber mucha agua, pero ésta no circula a través de las rocas al quedar retenida en el interior de los poros. Suelen ser arcillas, margas o limos.

 d) Rocas porosas y permeables 

El agua se filtra fácilmente por ellas. Suelen ser arenas, gravas y areniscas poco compactas.Arenas y gravas

La composición del suelo

suelo

 

El suelo se compone de fragmentos de roca y minerales (inorgánicos), así como de plantas y animales en proceso de descomposición (orgánicos). Según su composición y textura, está dividido en cinco capas que denominamos "horizontes":

O  Contiene la materia orgánica gruesa del suelo, que se transforma en humus. Tiene abundantes nutrientes necesarios para el cultivo.

A  Tiene la mayor concentración de material orgánico y nutrientes finos. Se trata de arena y arcilla. 

E   Se compone de materiales inorgánicos: arena, arcilla y cascajo.

B   Acumula piedras y rocas.

C   Contiene roca madres.

 

 

 

¿Te animas a representar los horizontes del suelo?

horizontes

 

 

 

  Coge dos boles de plástico transparentes semicirculares o bien una pecera y rellénala con las siguientes capas de tierra: en la base coloca rocas, a continuación piedras y rocas mezcladas, luego piedras mezcladas con arcilla, en cuarto lugar introduce una capa de arcilla, seguida de una de tierra y arcilla, y por último una muy fina de tierra donde deberás colocar alguna planta que simulará el horizonte más externo del suelo. Pega una pegatina junto a cada una de las capas con su respectivo nombre y coloca un cartel explicativo de cada una de ellas tal y como se muestra en la fotografía.

 

11.20.2012
Experimento

¡Convierte el agua salada de los océanos en agua potable!

Desde el espacio sideral, a 160.000 Km de distancia, nuestro planeta destaca en la oscuridad por su intenso color azul y el blanco de las nubes. Tres cuartas partes de su superficie están cubiertas por las aguas de mares y océanos. De las tierras emergidas, una décima parte se halla bajo los glaciares y las nieves perpetuas.

El volumen total de agua en la Tierra es de unos 1.460 millones de kilómetros cúbicos. Aproximadamente, el 94% se encuentra en los mares y océanos, el 4% dentro de la corteza terrestre hasta una profundidad de 5 Km, y el resto entre ríos, lagos, glaciares, nieves eternas, y la humedad y vapor atmosféricos.

Sin embargo, el agua es un recurso muy escaso precisamente porque la gran mayoría de la que disponemos es agua salada, no apta para el consumo humano. A día de hoy, el ser humano ha desarrollado sistemas para la desalación de agua, pero aún queda un largo camino por recorrer en este campo.

¡Experimenta con tu propio destilador solar!

Vamos a construir un destilador solar para desalar agua. La destilación es la operación de separar, mediante vaporización y condensación, los diferentes componentes líquidos y sólidos disueltos en líquidos, aprovechando los diferentes puntos de ebullición de cada una de las sustancias. El proceso es denominado "desalación solar térmica", ya que se efectúa mediante la captación solar de energía térmica.

¿QUÉ VAS A NECESITAR?


  • Bol 1 bol de cristal transparente
  • 1 vaso de cristal Vaso
  • Agua
  • SalSal
  • Film Film transparente
  • Cinta adhesivaCinta
  • Piedra 1 piedra

Porqué el agua se evapora

y la sal no

La sal es cloruro sódico, NaCl, tiene que fundirse antes de evaporarse. Su punto de fusión es 800ºC, mucho más elevado que el punto de ebullición del agua, 100ºC. Por eso, con temperaturas no muy elevadas, el agua se evapora y la sal no.

 

Punto de fusión

Punto de fusion

  Punto de ebullición

punto ebullición

 

Desalador

¡Empezamos!

Coge un recipiente y vierte en su interior agua salada: una cucharada de sal por cada vaso de agua.

¡Ojo con esta parte!

A continuación, coloca en el centro un vaso vacío. Cubre el recipiente con un film transparente, de manera que no quede muy tirante y cerciórate de que el film selle bien el recipiente, sin que entre o salga aire del interior.

Sigamos

Coloca una piedra encima del film transparente, justo en el centro. Su peso hará que el film se curve un poco hacia abajo, hacia el interior del bol.

¡Ahora sí!

Coloca el bol con mucho cuidado en un lugar en el que le llegue la mayor radiación solar posible para que su interior comience a adquirir temperatura.

¡Ya casi está!

Pasado un tiempo verás como, por efecto del calor, el agua del interior del bol comienza a evaporarse y a condensarse en el film.

¡Objetivo conseguido!

Poco a poco, el agua condensada empezará a caer en forma de gotas hacia el centro del film para luego precipitarse en el interior del vaso. De este modo, habremos separado el agua de la sal.


PARA TENER EN CUENTA

  • Coloca el recipiente en el lugar más soleado y caluroso que encuentres.
  • A mayor radiación solar, más rápido se evaporará el agua y viceversa.
  • No tenses mucho el film y deja que la piedra caiga un poco.

 

¡AGUA CONDENSADA!

El sol calienta el agua del bol que se evapora y genera vapor de agua. El envoltorio de plástico crea un espacio cerrado, a modo de invernadero, haciendo que el interior se caliente bastante. Como el vapor de agua no puede escapar, la humedad se eleva hasta un 100%.

 

Condensación

 

El lado del envoltorio que está en contacto con el exterior está más frío que el interior. Ese contraste hace que el vapor de agua que se acumula en el film, se condense y forme las gotitas de agua que caerán en el interior del vaso. Como sólo se evapora el agua, la sal queda en el fondo del bol. En esto consiste el proceso de desalinización.

Nuestro experimento es una versión en miniatura del ciclo del agua que se produce en todo el mundo.

   

 

 

¡Experimenta en qué consiste la osmosis!

Afortunadamente, no tenemos que llenar el planeta de baldes repletos de agua de mar para poder desalar agua salada. Ya hay funcionando modernas instalaciones que lo hacen, proporcionando agua potable a millones de personas. Para ello, realizan un proceso de desalinización por osmosis que puede resultar complicado de comprender, pero que vamos a intentar hacer visible de forma sencilla. 

 

¿QUÉ VAS A NECESITAR?


  • Vaso 4 vasos de cristal transparentes
  • 2 huevoshuevos
  • VinagreVinagre blanco
  • Agua
  • Sal Sal
  • Agua destilada



¿Qué es una disolución?

Es una mezcla homogénea formada por dos o más sustancias, que no se distinguen entre sí a simple vista ni siquiera con el microscopio. Cualquier parte de la mezcla tiene la misma composición.

  

El soluto

Soluto

El disolvente

  disolvente

La membrana semipermeable

Membrana

¡Empezamos!

Coge 2 vasos transparentes e introduce un huevo en cada uno. Cúbrelos con vinagre blanco y espera tres o cuatro días.

 

¡Observa con atención!

Pasado este tiempo, verás como la cáscara de los huevos se ha desintegrado, dejando a la vista la membrana semipermeable que protege la yema y la clara de su interior.

Podrás comprobar que los huevos son blandos y su tamaño es bastante similar    al que tenían antes de sumergirlos en el vinagre. Además, observaremos a la perfección cómo se comportan los huevos ante diferentes disoluciones.

 

 proceso osmosis

 

¡Adelante!

Necesitamos otros dos vasos transparentes. Llenamos uno con  agua destilada y el otro con agua mezclada con dos cucharadas de sal, e introducimos los huevos. 

 

¡Un poco más de paciencia!

Tendremos que esperar un par de días más para observar los cambios.

 

¡Una buena dosis de observación!

El huevo sumergido en la disolución hipertónica (con alta concentración de sal), tiende a expulsar su propia agua para equilibrar el agua salada. Por eso, pasado un tiempo, veremos como pierde volumen y se arruga.

El huevo sumergido en la disolución hipotónica (agua libre de impurezas y sin soluto alguno), tiende a absorver el agua a través de la membrana que cubre al huevo, buscando el equilibrio con la disolución interna del mismo que posee mayor concentración de soluto y menos disolvente. Por eso, este huevo estará más hinchado que el otro.

 


PARA TENER EN CUENTA

  • Ten otro huevo extra para utilizarlo como referencia.
  • Experimenta con agua con diferentes cantidades de sal.
  • Utiliza otros disolventes para ver las transformaciones que se dan en el huevo.
  • Busca direrentes solutos para visualizar distintos comportamientos del huevo frente a ellos.

¡ENTRE SOLUTOS Y DISOLVENTES ANDA EL TEMA!

La ósmosis u osmosis es un proceso físico-químico. Se produce cuando tenemos dos disoluciones con diferentes concentraciones, separadas por una membrana semipermeable, y una parte del disolvente pasa a través de la membrana buscando el equilibrio en la concentración de las disoluciones. 

 

Tipos de disoluciones

Tipos de disolución

 

 

¿Quieres ver cómo se hace este experimento?

Historia de la desalinización

La desalinización no es un concepto nuevo. Ya Tales de Mileto, en el siglo VI a.C., o Demócrito en el IV a.C., sugirieron que el agua dulce se obtenía por filtración del agua del mar a través de la tierra.

En la Edad Media varios autores trataron el problema de la desalación del agua de mar. John Gaddesden (1280-1361) describió cuatro métodos para hacerlo en su obra Rosa Medicine.

Durante la Edad Moderna, y con motivo de los descubrimientos geográficos, la expansión del comercio y los largos viajes por mar, el ser humano necesitó realizar nuevos avances en los sistemas de desalación. Algunos, como Giovan Battista Della (1535-1615), realizaron estudios críticos sobre diferentes métodos de obtención de agua dulce a partir de agua salina y comprobaron experimentalmente algunos de ellos.

 A comienzos del siglo XIX, ya se conocían los principios de los métodos de desalación que denominamos "naturales", concretamente la evaporación solar, la destilación y la congelación.

Sin embargo, su uso industrial ha tenido un lento desarrollo. A finales del siglo XIX, James Weir crea una planta de evaporación que utiliza la energía residual del vapor de salida de una caldera para calentar el agua y de este modo separa el agua de la sal.

Pero el empleo de los sistemas de membranas no se inicia hasta mediados del siglo XX, a partir de los estudios en laboratorios, y aunque llevamos poco más de 50 años trabajando en ello, se han logrado grandes avances. En cualquier caso, todavía queda mucho camino por recorrer.

 

¿Quieres ver cómo funciona una desaladora?


 

 


 

Webs interesantes

Sobre el acceso al agua y saneamiento en el siglo XXI

Decenio Internacional para la Acción "El agua fuente de vida" 2005-2015

Alianza por el agua: gotas de solidaridad

 

Videos para pensar

¿Qué hacemos con el agua?

El agua es un derecho, no una mercancía

Por una nueva cultura del agua

 

Juega con el agua

Ayuda a ahorrar agua

Resuelve el crucigrama

 

Una guía de cine que no debes perderte

El mejor menú de películas para hablar de medio ambiente

08.04.2011
Experimento

¡Cocinando con el sol!

El sol nos aporta grandes cantidades de luz y de calor todos los días, y desde hace siglos la humanidad aprovecha estos recursos energéticos gratuitos para diferentes fines.

Las cocinas u hornos solares son instrumentos que permiten cocinar alimentos usando el sol como fuente de energía. Se han desarrollado dos modelos de cocinas solares:

De concentranción, que concentran la radiación solar en un punto gracias a un reflector de forma parabólica, donde se coloca una olla que cocinará los alimentos.

De caja, que por medio de una caja térmicamente aislada, diseñada para capturar la energía solar y mantener caliente su interior, se cocinan los alimentos.

En este experimento podrás construir tu propia cocina solar de concentración y cocinar algunas suculentas recetas que te aportamos para que ¡te chupes los dedos!

¿QUÉ VAS A NECESITAR?


  • Caja 1 caja de cartón para la base
  • 1 pieza de cartón de 60x120cm
  • Alumninio Papel de aluminio
  • 1 regla o metro
  • Taco 1 taco de madera
  • Cola blanca y brocha
  • Puchero 1 puchero oscuro
  • Cinta adhesiva
  • Bolsa 1 bolsa plástico transparente




Porqué es posible cocinar con la energía del sol

 

Varios principios físicos lo hacen posible

 

Efecto invernadero

Efecto invernadero

 

 

Reflectores

Reflectores

 

 

Radiación

Radiación

 

¡Empezamos!

Coloca la pieza de cartón de 60x120cm sobre una base plana. Cuanto mayor sea el tamaño de la cocina, más calor concentrará y aportará al puchero. Las proporciones de la estructura de cartón siempre deben ser el doble de largo que de ancho (60x120cm; 70x140cm; 90x180cm; etc.)

Haz una marca en la mitad inferior del lado más largo (a la mitad del lado de 120cm).

 

¡Ojo con esta parte!

Para realizar el hueco donde apoyaremos el puchero, primero mide el diámetro de su base. Supongamos que tu puchero mide 20cm de diámetro. Dibuja medio círculo, en la parte central inferior del lateral más largo, cuyo diámetro mida el doble que tu puchero;es decir, medio círculo de 40cm de diámetro.

Ten en cuenta que cuando unas los dos extremos de tu pieza de cartón para cerrar la cocina y darle forma de embudo, el hueco que quedará en el centro será de un diámetro de 20cm, exactamente, el del puchero.

 

Sigamos

Coge la pieza de cartón y ve dándole forma hasta que unas los dos extremos de 60cm. Extiéndela y pega con la cola blanca láminas de papel de aluminio por la parte que quedará en el interior del embudo que se forme. Procura que el aluminio quede lo más liso posible para que luego cumpla su función reflectante lo mejor posible.

 

¡Ahora sí!

Une con cinta adhesiva los dos extremos de 60cm formando un embudo, y coloca la parte más estrecha sobre la caja de cartón abierta que te servirá como soporte de tu cocina.

 

¡Ya casi está!

Coge la bolsa de plástico transparente, introduce la pieza de madera en la base y coloca encima el puchero. Introduce en el puchero los alimentos que quieras cocinar, cierra la tapa del puchero, sopla en la bolsa para que se llene de aire y ciérrala haciéndole un nudo. La bolsa de plástico y el aire hacen la función de efecto invernadero aumentando la temperatura en el interior del puchero.

 

¡Con las manos en la masa!

Orienta la estructura hacia el sur y coloca la botella con la lata en la esquina.

PARA TENER EN CUENTA

  • Cuanto mayor sea la pieza de cartón mejor.
  • Si el puchero es negro, mejor.
  • La bolsa de plástico tiene que ser resistente al calor, porque si es demasiado fina y toca el puchero, cuando éste está muy caliente puede derretirse.
  • Orienta lo mejor posible tu cocina para que reciba la máxima radiación solar posible.
  • ¡Muy importante! Una vez esté lista la comida, da la vuelta a la cocina o cúbrela para que no haga un efecto espejo y caliente otra superficie… ¡podría arder!
  • ¡Cuidado! El puchero quemará. Cógelo con unos guantes.

 

 

Beneficios de utilizar una cocina solar

Cocinar con esta u otras cocinas solares nos aporta grandes beneficios a nosotros y a nuestro entorno.

• Cocinamos sin necesidad de electricidad, madera, petróleo u otro tipo de combustible contaminante.

• No emitimos gases contaminantes a la atmósfera.

• Evitamos la tala de árboles y el agotamiento y utilización de otros recursos limitados.

• Utilizamos la energía del sol que es gratuita y llega a todo el mundo.

• Aprovechamos la energía del sol que se renueva constantemente.

 

¿Quieres ver cómo se hace este experimento?

Los inventores

 

El inventor suizo Horace de Saussure, en 1767, inventó una pequeña cocina solar de caja con la que cocinó por primera vez haciendo uso de la energía del sol gracias, en parte, a sus conocimientos y experimentos sobre el efecto invernadero. Aunque en esto de las cocinas solares, la verdadera pionera fue la Dra. Maria Telkesi, de origen húngaro, cuyos trabajos e investigaciones en este campo, entre los años 1950 y 1970, sirvieron de base a decenas de investigadores en todo el mundo.

 

¿Por qué es tan importante aprovechar la energía solar?

 

En muchos lugares del Planeta, no se dispone de electricidad ni de otras fuentes energéticas que no sean de origen natural y renovable. A los habitantes de estos lugares, les resulta muy útil este tipo de recursos con los que familias enteras pueden alimentarse durante periodos largos del año con sólo aprovechar la luz y el calor del sol.

 

Cocina solar parabólica SK 14, diseñada por el Dr. Dieter Seifert para combatir la crisis de la leña en los países del Tercer Mundo. Posteriormente, este modelo evolucionó hacia el kit K-14 pensado para que pudiera llegar en una caja plana a cualquier lugar del planeta y ser montada fácilmente. Foto: EGSolar.

Webs interesantes

 Para saber más sobre la energía solar

Historia de la energía solar

La energía solar termoeléctrica

Descansa con la eficiencia energética

La energía solar, clave en comunidades aisladas

 

Para los más cocinillas

 Tus mejores recetas

 

Juega en la cocina

 Atiende el restaurante del zombi lo mejor posible

Elimina la cadena de comida antes de que tu compañero se la coma toda

 

Películas entre fogones

 El mejor menú de películas

El cortometraje de una rata muy especial

 

05.30.2011
Experimento

¡Construye tu propio ecosistema!

Un ecosistema es una unidad de vida natural compuesta por un conjunto de organismos (plantas, microorganismos, animales…) que establecen relaciones de interdependencia en un medio físico que comparten: allí viven en un equilibrio dinámico nutriéndose en una cadena trófica, intercambiando energía, reproduciéndose…

Precisamente esto es lo que queremos recrear en este experimento un pequeño ecosistema, en el que plantas y animales vivirán en completo equilibrio. Requiere que seas muy cuidadoso durante todo el proceso. Una vez finalizado, se conservará por sí mismo.

¿QUÉ VAS A NECESITAR?

  • tarro de cristal1 Tarro cristal
    limpio y grande)
  • 1 Tapa de plástico o cristal
  • tarro de cristal Arena muy fina o gravilla
  • tarro de cristal Algunas pequeñas piedras
  • tarro de cristal Planta/s de
    agua dulce
  • tarro de cristal Gambas red cherry (opcional)
  • tarro de cristal 1-2 Caracoles

Gamba Cereza o Red Cherry

Gamba Cherry

El caracol Planorbis

Caracol
ecosfera

¡Empezamos!

Para empezar coge un tarro de cristal limpio con tapa de plástico. Llena el tarro con 1-2 cm de arena fina o gravilla. A continuación, mete alguna piedra pequeña, para decorar el fondo de tu ecosfera.

Introduce la/s planta/s de agua dulce (sagitaria, eleocharis...)

¡Sigue, ya queda poco!

Ahora llena el 90% del tarro con agua de una charca, río o de un acuario de agua dulce.

¡Ya casi está!

Sólo te falta meter unos caracoles de agua dulce y alguna gamba red cherry que podrás encontrar en cualquier tienda de acuarios.

CUIDADOS DE MI ECOSFERA

  • Necesita de un lugar luminoso.
  • No debe recibir la luz del sol de forma directa.
  • No debe estar en lugares ni muy calientes ni muy fríos.
  • No debes abrir tu ecosfera.
  • No la debes mover mucho.

Conservación de la ecosfera

Las plantas del ecosistema toman el dióxido de carbono emitido por los animales y lo transforman en oxígeno, empleando para ello la luz del Sol por medio de la clorofila – sustancia de color verde - que tienen sus hojas; se nutren de azúcares que se encuentran en el agua que absorben de la tierra gracias a las raíces; y por último, respiran del aire un gas llamado bióxido de carbono. Tras hacer todo esto, la planta produce oxígeno, imprescindible para la supervivencia de cualquier ser vivo. Esta es la base de la fotosíntesis, imprescindible para que la ecosfera pueda mantenerse en equilibrio.

¿Quieres ver cómo se hace este experimento?

¿Por qué se altera un ecosistema?

Los ecosistemas son conjuntos de seres vivos que se relacionan en un mismo medio. Estos seres vivos, viven en equilibrio con aquellos recursos que necesitan. Pero cuando un elemento ajeno interfiere y altera este equilibrio, el ecosistema se ve amenazado. Nosotros tenemos mucho que ver con el mantenimiento del equilibrio. La tala de árboles, la construcción de embalses o tirar el aceite usado de la cocina por el fregadero son factores que lo alteran.

 ¡Menudos ecosistemas!

Al planeta tierra se le conoce también como planeta azul, ya que el 70% de la superficie es agua, frente al 30% que es tierra. Además casi toda esta agua es salada y la conforman los océanos y mares. El mar -según su temperatura, cantidad de luz que entra y de sal que contiene, o los animales y vegetales que lo conforman- esconde diferentes ecosistemas. Y aunque parezca imposible, en lo más profundo de los océanos, donde apenas llega la luz del sol, existen seres que viven y forman su propio ecosistema donde se las ingenian para poder vivir.